La mala cabeza de Juan de Escalante

La mala cabeza de Juan de Escalante
Me llamo Juan de Escalante, y hasta ayer mismo, estaba a la cabeza del gobierno de la Villa Rica de la Vera Cruz. Me pica la cara, el pelo, las orejas. Hasta el mismo cerebro

Héroes

Héroes
Cabezas, medios cuerpos, manos alzadas cruzando saludos, miradas cómplices, sonrisas y, cómo no, algunos rostros escudriñando quién no cumple con su deber cívico, con su

La Inocencia

La Inocencia
Papá y mamá están en casa Papá y mamá están en casa, pero no solo por un momentito. Papá y mamá están en casa, y no han llegado cansados, enfurruñados, con ganas de cenar

La Ausencia

La Ausencia
Sed de ti… Tu imagen asalta constantemente el reducto donde habitan mis ensoñaciones. Una y otra vez me mortifica el recuerdo del olor de tu pelo, del roce de tus labios con

El hogar que las aguas me devolvieron

El hogar que las aguas me devolvieron
Cruzó el umbral de su casa tras treinta años de olvido, treinta años de un desencuentro, que arrancó de su vida un tiempo que había transcurrido eterno, que no se podía

Tres bicicletas

Tres bicicletas
Habitualmente, cuando salgo de casa después de comer, me encuentro con mi amigo Yunis sentado en el exterior de mi portal o en el de una tienda de ropa de al lado. Yunis es un

Aferrada a ti…

Aferrada a ti…
Aferrada a ti… – ¿Lo has notado? – Si, lo he notado. He sentido como ha pasado, fugaz, tu alma a mi lado… – ¿Crees que volverá? – Siempre lo hace. Nunca he entendido ese afán que

Pieza a Pieza

Pieza a Pieza
Esto es un simple divertimento. Una forma de dar un sentido más allá de su auténtico sentido a un suceso cotidiano. Encontrar un trasfondo poético a un simple acto de carácter