Abro los ojos

Abro los ojos. La cabeza pesada, embotada, la boca seca, un zumbido en los oídos y el malestar general que acompaña al despertar de un sueño agitado. La pesadilla aún palpita en mis sienes. Caía, caía y, a pesar de la sensación de vértigo, de la imposibilidad de agarrarme a algo que me frenara y me ayudara a hacer desaparecer …

View Post